Una gestión eficaz genera resultados positivos

Gestión de toda clase de deudas, desde su fase inicial a la judicial.

Gestión de preventiva

Esta gestión se realiza para prevenir futuros impagos. Antes del vencimiento de una factura, cuota... nos ponemos en contacto con los respectivos titulares de los contratos para recordarle dicho ingreso antes de la fecha prevista y de ese modo evitar retrasos en los pagos.

Este método, a día de hoy poco utilizado por pequeñas y medianas empresas, es uno de los más efectivos para evitar impagos en nuestra empresa, es decir, una reducción de posibles pérdidas y a su vez una mayor rentabilidad.

“Externalizar el cobro de nuestra empresa nos previene de posibles perdidas”.

Gestión amistosa

Esta gestión se realiza con los expedientes de deuda reciente, el tiempo es el factor clave en esta fase, como una rápida y eficaz gestión para la resolución inmediata de los cobros pendientes.

Gestión precontenciosa

En esta fase se realiza un estudio minucioso de cada expediente; localización del deudor, su patrimonio y deudas contraídas con otras empresas o entidades... en definitiva, recopilar toda la información económica del deudor para la toma de decisiones de la resolución de cada expediente. Esta fase se recomienda en expedientes impagados inferiores al año en curso. En este proceso se realiza también un último intento de pago por vía amistosa a través de diferentes medios.

Gestión contenciosa

Esta gestión es realizada por el departamento jurídico y es utilizada cuando las posibilidades de cobro por vía amistosa han sido negativas.

Gestión de fallidos

Si ha llegado el momento de llevar a pérdidas facturas impagadas, A.G.I es la solución, somos especialistas en la recuperación de expedientes de deuda fallida por vía amistosa, independientemente del importe y de la antigüedad de la deuda.